Por : Ana Laura Rojas Martínez

Cada 10 de Mayo celebramos el día de las madres y con ello, el derecho a la vida, pero más que una festividad, esta conmemoración reafirma los compromisos que el Estado tiene con respecto al cumplimiento del derecho de la mujer a una maternidad libre, justa y sana.

Es de reconocer que la reproducción, el embarazo y el nacimiento son acontecimientos cruciales, cargados de significados en la vida de la humanidad, es por ello que su atención debe ser uno de los aspectos más importantes dentro de la agenda pública.

Para el alcance de este objetivo, el trabajo y movilización que diversos grupos feministas han desarrollo, se traduce al día de hoy, en la existencia de leyes, acuerdos y tratados internacionales que velan por la protección de la maternidad de la mujer.

En nuestro país el avance en este camino ha permitido obtener derechos muy concretos, tanto para el periodo de gestación, de alumbramiento, los meses subsecuentes al mismo y para el cuidado de la madre.

El reconocimiento constitucional plasmado en el artículo 123, fracción V, establece que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, tienen derecho a recibir una atención médica y nutricional oportuna, de conformidad con el derecho a la salud integral de la mujer; siendo tarea fundamental del Estado garantizar que tanto la madre, como el producto, desde el momento de la concepción, tengan los nutrimentos necesarios para el desarrollo del feto y que, al momento del parto se cuente con los materiales indispensables para ello (Gamboa, 2008).

En el caso particular del estado de Oaxaca, la ley estatal de salud, en su artículo 60 y 63, establece las acciones y programas que las autoridades sanitarias,  educativas y laborales, deben prestar en la atención de la mujer durante el embarazo, el parto y el puerperio, así mismo, en la orientación y vigilancia institucional; de fomento a la lactancia materna y la prestación de servicios de guarderías infantiles para apoyo de las madres en la primera infancia.

Aunque el avance en cuanto a la protección de la maternidad de la mujer ha sido un tema de constante trabajo, al día de hoy se presentan graves problemas y retos que deben ser atendidos.

En los últimos 30 años se ha transformado el ejercicio de la maternidad de las mujeres a partir del desarrollo de distintos fenómenos macro y micro sociales, en este sentido, la maternidad se lleva a cabo en ciertas condiciones socioeconómicas, reconociendo que no es lo mismo la maternidad de mujeres en zonas urbanas y de zonas rurales, que en la mayoría de los casos son comunidades indígenas.

Las mujeres, principalmente indígenas, históricamente han sido víctimas de una violencia estructural, al no contar con los elementos básicos que las autoridades e instituciones deben brindar de manera universal dentro de sus comunidades.

La falta de recursos económicos, de la implementación de programas sociales y del cumplimiento de las políticas públicas que se han promulgado, han contribuido a que las mujeres indígenas carezcan de una maternidad digna; de un embarazo sano.

Por mencionar, respecto a la atención del parto se ha señalado recientemente casos de violación a los derechos humanos, presentándose casos de negligencia médica,  prestación negativa o indebida del servicio público del sector salud, violación a la protección de la salud,  omisión de información sobre el estado de salud y, violación al derecho de la protección de la integridad.

Acorde al Observatorio de Mortalidad Materna en México, el estado de Oaxaca se ubica en el octavo lugar a nivel nacional en muertes de mujeres durante el embarazo y el parto o después de ellos, esto durante el año 2018.

Es preocupante identificar que todas estas muertes maternas se han producido principalmente en comunidades indígenas, cuyos contextos presentan índices de ingresos bajos o medios y donde la mayoría de estos casos podrían haberse evitado.

En Espiral por la Vida A.C, deseamos que todas las mujeres tengan acceso a una maternidad justa, haciendo un llamado a las instituciones y autoridades locales correspondientes para la vigilancia y aseguramiento de las condiciones sociales, culturales, económicas y políticas necesarias para el cumplimiento al derecho de la mujer a una maternidad sana y a una vida digna.

Gamboa, C. 2008. “DERECHOS DE LA MATERNIDAD” Estudio Teórico Conceptual, de Iniciativas presentadas y de Derecho Comparado. DIRECCIÓN DE SERVICIOS DE INVESTIGACIÓN Y ANÁLISIS Subdirección de Política Interior. México, DF.